La contaminación del aire aumenta el riesgo de infecciones respiratorias