Las infecciones respiratorias aumentan el riesgo de asma en los niños.