Tai Chi para pacientes con EPOC

MPOC Dr. Jordi Roig Cutillas
La EPOC aumenta el riesgo de padecer otros problemas de salud y de tomar múltiples medicamentos.
14 marzo, 2018

Las personas que luchan contra la EPOC pueden mejorar con el antiguo arte marcial del Tai Chi.

La práctica centenaria del Tai Chi parece aumentar las capacidades de ejercicio y la calidad de vida de las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), según sugiere un estudio de investigadores chinos y británicos.

La EPOC es una forma crónica, debilitante y en gran medida incurable de enfermedad pulmonar progresiva que afecta a más de 11 millones de estadounidenses, según la American Lung Association. Una combinación de bronquitis y enfisema, es el tercer asesino más grande en los Estados Unidos.

Muchos pacientes con EPOC requieren rehabilitación pulmonar.

La función de la respiración requiere la participación de los pulmones, la fuerza muscular de la parte superior del cuerpo y la guía del cerebro“, explica la Dra. Irene Galperin, directora del Pleural Center del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York.

Cuando los pulmones se debilitan por la EPOC, dependemos de los otros dos factores para compensar. Esta es la razón por la que la rehabilitación pulmonar, que implica resistencia y entrenamiento de fuerza, mejora la vida de los pacientes de EPOC”, asegura Galperin.

Sin embargo, la rehabilitación pulmonar requiere personal capacitado e instalaciones especializadas. Este nuevo estudio ha encontrado que el Tai Chi podría ser una alternativa de bajo costo y fácil acceso para algunos pacientes.

En el estudio, los investigadores hicieron seguimiento de los resultados de 120 pacientes con EPOC en China que habían comenzado el tratamiento farmacológico diario. Los pacientes también fueron asignados aleatoriamente para practicar Tai Chi o recibir rehabilitación pulmonar.

Después de 12 semanas, los pacientes del grupo de Tai Chi tuvieron mejoraron sus síntomas de EPOC, así como en una prueba de caminata de seis minutos, según el estudio publicado en línea el 3 de abril en la revista Chest.

“La actividad física es clave para reducir los síntomas de la EPOC”, explica el investigador principal del estudio Michael Polkey en un comunicado de prensa de la revista.

“Recomendamos la rehabilitación pulmonar, pero nuestro estudio muestra que el Tai Chi es una alternativa viable cuando no existe un servicio local de rehabilitación”, dice Polkey, que trabaja en la Unidad de Investigación Biomédica Respiratoria de The Royal Brompton & Harefield NHS Foundation Trust, en Londres.

El Dr. Alan Mensch es neumólogo y vicepresidente senior de asuntos médicos en los hospitales Plainview y Syosset de Long Island, Nueva York. Señala que, aunque la EPOC es progresiva e incurable, “el objetivo del tratamiento para los pacientes con EPOC es aumentar su nivel de funcionamiento al mismo tiempo que disminuyen sus síntomas”.

Mensch apunta que la rehabilitación pulmonar es ideal, sin embargo, a muchos pacientes les resulta difícil adherirse a ella, por lo que las alternativas como el Tai Chi son bienvenidas.

Observando que el estudio de Tai Chi mostró una “mejoría significativa” en los síntomas de la EPOC, Mensch cree que la práctica podría ser “tan efectiva como la rehabilitación pulmonar para mejorar la sensación física de bienestar de los pacientes, así como su capacidad funcional”.

Y agrega que “el Tai Chi no requiere una visita a un gimnasio o a un centro de entrenamiento y no requiere equipo, lo que lo hace más atractivo para que los pacientes continúen practicandolo después del entrenamiento formal”.

Fuente: HealthDay

Dr. Jordi Roig Cutillas
Dr. Jordi Roig Cutillas
El Doctor y Neumólogo Jordi Roig Cutilas es licenciado en Medicina y Cirugía y Doctor Cum Laude por la Universidad de Barcelona. Formado como Especialista en Neumología en el Hospital del Valle de Hebrón. Autor de más 100 publicaciones en prestigiosas revistas internacionales y de varios capítulos de libros. Investigador principal de varios ensayos clínicos internacionales. Gold Member del European Respiratory Society, Fellow del American College of Chest Physicians y miembro del grupo Colleman. Ha sido Presidente del Comité Científico y de Investigación de la SEPAR, Miembro de la Comisión Técnica de Evaluación de Enfermedades Respiratorias del FIS, entre otros.