El diagnóstico de cáncer de pulmón aumenta el riesgo de suicidio en un 420%.