El Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco a revisión. Dr. Jordi Roig Cutillas
El Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco a revisión. ¿Qué se ha conseguido desde su aprobación?
25 mayo, 2017
tabaquismo jovenes dr jordi roig cutillas
Más del 10 por ciento de los más jóvenes en el mundo son fumadores.
20 junio, 2017

El hábito de fumar mata 6 millones de personas al año.

diamundialsintabaco dr jordi roig cutillas

En el 2015, el tabaquismo fue la causa de una de cada 10 muertes en el mundo, matando más de 6 millones de personas, con una pérdida global de casi 150 millones de años de vida ajustados por discapacidad.

A lo largo de la historia, la humanidad se ha visto asolada por epidemias de enfermedades contagiosas que gracias a la medicina y las políticas públicas, en diferentes grados, ha sido capaz de controlar.

Higiene, vacunación, redes por los mosquitos y antibióticos son algunos de los avances que han ayudado a reducir de forma sustancial la incidencia y la mortalidad de enfermedades contagiosas como el cólera, la disentería, la viruela, el VIH y la tuberculosis, entre otras muchas.

Ahora es urgentemente necesario conseguir el mismo éxito con las enfermedades no contagiosas que han dominado la salud de los países ricos durante el último siglo, y que ahora se están convirtiendo en cargas importantes en los países con ingresos medios y bajos.

Esto es especialmente cierto con respecto a la epidemia del cáncer de pulmón, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), las enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades causadas por el tabaquismo.

Un estudio recientemente publicado en la revista The Lancet, añade detalles cuantitativos a una ya extensa literatura internacional sobre el impacto en la salud de la epidemia mundial de tabaco, proporcionando estimaciones globales de muerte y discapacidad causadas por el tabaquismo a escala nacional.

Los resultados son escalofriantes. En el 2015, el tabaquismo fue la causa de una de cada 10 muertes en el mundo, matando más de 6 millones de personas, con una pérdida global de casi 150 millones de años de vida ajustados por discapacidad.

La prevalencia del tabaquismo y la consiguiente morbilidad y mortalidad están disminuyendo en la mayoría de países ricos, pero no en todos. Eso sí, la futura mortalidad en los países de ingresos medios y bajos será probablemente enorme. En todo el mundo, se calcula que uno de cada cuatro hombres y un total de 933 millones de personas son fumadores diarios, y el 80% de estos fumadores viven en estos últimos países. Pues de estos 933 millones, la mitad según las previsiones morirá prematuramente menos que renuncien al tabaco.

Actualmente, el consumo de tabaco sigue siendo baja en países de ingresos bajos y medios, pero por la experiencia pasada en los países ricos, es solo cuestión de tiempo antes de que los hombres y mujeres en todos los países adquieran el hábito de fumar , y al debido tiempo, mueran de cáncer de pulmón, EPOC y otras enfermedades causadas por el tabaco, como ha sucedido en el primer mundo.

La responsabilidad de este desastre global de salud pública recae principalmente en las empresas tabacaleras transnacionales, las cuales claramente valoran la vida humana de manera muy diferente que la mayor parte del resto de la humanidad. Por ejemplo, el informe anual de la British American Tobacco, históricamente la tabacalera más global de las empresas transnacionales, detalla con orgullo su diversidad geográfica, las fuertes ganancias, la gran cuota de mercado y su liderazgo en 55 países. En el 2016, esta empresa vendió 665 mil millones de cigarrillos y tuvo unos beneficios de 5,9 mil millones de euros.

La lucha contra el gran peso y la influencia de estos gigantes comerciales como la British American Tobaco requiere de recursos humanos, gobernabilidad, experiencia y apoyo financiero que pocos países disponen, y menos los países con menos recursos.

El Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco proporciona una guía de políticas eficaces de control del tabaco, incluyendo impuestos, prohibiciones publicitarias, políticas antitabaco y la protección contra los intereses creados por la industria tabacalera. Pero en la mayor parte del mundo, traducir esta guía en leyes y políticas efectivas, no parece que tenga que llegar pronto.

Como en muchos países ricos, la legislación antitabáquica demasiado a menudo se atasca en el procedimiento y se demora o de otro modo se socava debido la mala interpretación de la ciencia que hace la industria tabacalera, el miedo a cómo se verán afectados los ingresos tributarios, las amenazas con acciones legales, y en algunos países, por la dependencia al cultivo del tabaco y los conflictos de intereses.

La persistencia del tabaquismo en los países que primero se vieron afectados por esta epidemia refleja primeramente décadas de fracaso en reconocer el tabaco como un problema de salud pública y en segundo lugar la necesidad de implementar las políticas promovidas por el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco.

Hoy en día, la epidemia del tabaquismo se está exportando del primer mundo a los países de ingresos medios y bajos, pasando desapercibida detrás prioridades aparentemente más inmediatas, tales como el empleo y la economía. La epidemia de muertes por el tabaco seguirá inexorable hasta que todo el mundo no reconozca que el control del tabaco debe ser una prioridad inmediata.

Fuente: Death, disease, and tobacco. John Britton. Uk Centre for Tobacco and Alcohol Studies. The Lancet

Dr. Jordi Roig Cutillas
Dr. Jordi Roig Cutillas
El Doctor y Neumólogo Jordi Roig Cutilas es licenciado en Medicina y Cirugía y Doctor Cum Laude por la Universidad de Barcelona. Formado como Especialista en Neumología en el Hospital del Valle de Hebrón. Autor de más 100 publicaciones en prestigiosas revistas internacionales y de varios capítulos de libros. Investigador principal de varios ensayos clínicos internacionales. Gold Member del European Respiratory Society, Fellow del American College of Chest Physicians y miembro del grupo Colleman. Ha sido Presidente del Comité Científico y de Investigación de la SEPAR, Miembro de la Comisión Técnica de Evaluación de Enfermedades Respiratorias del FIS, entre otros.